Cubertería de plata

 

La plata es un metal que se va oscureciendo con el tiempo. Por ello os damos un truco muy bueno y super sencillo para que vuelva a adquirir ese brillo como el primer día.

Primero coge los cubiertos y lávalos con agua y jabón. Luego debes coger el bicarbonato y mezclarlo con agua muy caliente. Se te quedará una pasta, con ella frota los cubiertos hasta quitar todas las manchas. Y por último con un paño limpio (bastante limpio, ya que si usas uno limpiado a lo rápido puede que no se te quede bien brillante) y lo usas para aclarar la cubertería, y magia!! jaja, cubertería nueva.

Esto es un trucazo barato, muy útil para cuando vayas a tener una cena importante familiar, o tengas una primera cita con tu chico o chica, y quieras demostrar el brillo de tu cubertería hasta sus ojos jajaja.